JUSTOS POR PECADORES

En esta ocasión, voy a utilizar mi blog para contar una experiencia que me sucedió esta semana cuando fui a renovar el DNI. No soy partidaria de meter a todos en el mismo saco, pero como bien sabemos al final acaban pagando justos por pecadores. Pues bien, había pedido cita a las 16:00 h desde hacía un mes para así no perder una mañana. Llego 10 minutos antes a la Comisaría de Policía de Paterna, me siento en la sala de espera y espero a que llegue mi turno. Solo había un par de personas por lo que me alegré pensando que me atenderían enseguida. Para mi sorpresa, llegó un chico que parecía amigo de uno de los funcionarios y, como era de esperar, lo pasó rápidamente sin mirar la lista de la gente que sí teníamos hora previa. No contento con esto, estaba contándole que “tío, me he enamorado esta mañana”. Acto seguido, asoma la cabeza a la sala de espera y mirándome le dice ”Ufff… Y creo que me he vuelto a enamorar”. Al parecer ha de ser de corazón blandito y sensible (nótese mi ironía).

Mi malhumor aumentaba a medida que pasaban los minutos y los escuchaba de risitas mientras hacían el trámite y hablaban de cosas como ”que el amigo tenía otro amigo que hacía seguros y cambios de nombre de vehículos, y le dejaba a precio de colega un cambio de matrícula de un coche extranjero y no pasaba nada”. Estaba flipando, literalmente. Lo único que quería evitar era que me atendiera esta persona, pero tal y como esperaba, finalmente me tocó pasar con él.

Me senté en la silla enfrente de él y tras pedirme el número de DNI apareció mi foto en la pantalla de su ordenador. Al preguntarme si era yo, le contesté que sí, que estaba despeinada pero sí, era yo. Entonces él se atrevió a decir que daba lo mismo porque estaba igual de guapa. Supongo que entendió la expresión de mi cara que, por suerte o por desgracia me es difícil controlar. Continuó dándome órdenes : Poner el dedo índice izquierdo, el dedo índice derecho…Y llamó a una amiga mientras ” trabajaba”. Lo que realmente me indignó fue que empezara a hablar con ella de asuntos personales tales como “Si le había gustado”, “que él no se venía abajo” y otras expresiones un tanto vulgares que realmente me daban asco y vergüenza ajena a partes iguales.

Aspectos a tener en cuenta:

1.En la sala de espera había un folio pegado en la pared en el que decía algo así como…”Si insulta, falta el respeto o agrede al funcionario que le atiende se puede meter en graves problemas o incluso ir a la cárcel”.

Me pregunto cuáles son mis derechos como ciudadana. ¿También él podría ir a la cárcel o meterse en problemas por faltarme al respeto a mí, y hacerme sentir tan incómoda viéndose vulnerados mis derechos como mujer/persona? Supongo que dan por hecho que la gente que tienen allí trabajando es gente legal y decente. Maaaaal… Muy mal.

2.Había un segundo cartel hablando del maltrato a la mujer, con un número de teléfono para notificar estos casos de abuso/violencia.

Yo no hablo de que este individuo me maltratara, obviamente. Lo que sí sé es que me falto al respeto y me hizo sentir muy incómoda, en primer lugar, por hablar de mí con su amigo mientras yo estaba presente y me daba cuenta de absolutamente todo. En segundo lugar, por tener que escuchar cómo se lo pasó con la amiga de turno (por cierto, la luz del teléfono estaba en rojo por lo que seguramente sería un bulo) con todo tipo de detalles. Lo de que luego se iba a entrenar también lo repitió muchas veces, por si no me había quedado claro que el chico iba al gimnasio. Desde aquí le aconsejo que cultive un poco más su moral en lugar de levantar peso para hacer más grande su ego.

Pues bien, esta es la historia. ¿Cómo se supone que tendría que haber reaccionado?

¿Lo cuento en la comisaría para ver quién se sale con la suya? ¿Me hubieran creído a mí o a “una persona que ocupa un cargo jerárquico de confianza en la Administración pública y para el cual ha sido designada por las autoridades competentes en forma directa”? ¿De confianza? En mi opinión ninguna.

La decisión que tomé fue esta: Publicarlo en las redes sociales esperando que tenga cierto impacto en la sociedad y haya difusión, con la esperanza de que algún día sean más selectivos a la hora de elegir a aquellas personas a las que todos nosotros pagamos el sueldo, porque como bien he dicho antes, acaban siendo juzgados justos por pecadores.

image

 

Anuncios

Peeling químico: Mudando la piel

¡Buenos días a tod@s y feliz domingo!

No sabéis lo bien que me viene este tiempo lluvioso para recluirme en casa y que no me dé ni un rayo de sol en la cara. Ya casi hemos terminado de pelarnos y empezamos a ver los efectos del peeling químico. Ayer fue el peor día, se me caía la piel a tiras y escocía un poco. Como sabéis, estoy viviendo esta experiencia junto a mi madre, por lo que es bastante tranquilizador que nos esté pasando lo mismo casi a la vez. Nos duele la cara y no precisamente de ser tan guapas haha. Os animo a escuchar esta canción mientras leéis el post para que sea un poco más agradable y ponerle un poco de humor al tema 😛

En cuanto al peeling químico, es un proceso matemático:

Día 1: Cara amarilla (por las cremas que te ponen después tras los ácidos).

Día 2: Cara color rojo escarlata.

Día 3: Empieza el pelado. Eres una serpiente durante 2-3 días.

En mi caso ya estoy casi casi terminando de pelarme. Mi madre ha ido un poco más despacio.

Los resultados que veo por el momento son varios… Obviamente, las manchas del sol han desaparecido prácticamente. Las zonas que tenía manchadas (sobre las cejas y encima del labio) casi han desaparecido. Todavía siento que se quieren pelar un poquito más, porque a partir del tercer día notas la piel como si fuera plástico por aquellas zonas que aún se han resistido a pelarse. Es una sensación muy extraña. Otro efecto que he notado ha sido la luminosidad. Yo sentía mi rostro muy apagado, deshidratado… Por todo el maltrato que había sufrido exponiéndome a un sol que cae vertical y directo sobre la cara como es el del Caribe. En tercer y último lugar, las pequeñas marquitas de expresión que pudiera tener no están. Todavía tengo la cara tirante y un poco “al rojo vivo”, así que en un par de semanas y de forma progresiva hasta los 2 meses veré el resultado final, una vez me haya salido la piel nueva.

En resumen: ¡Que estoy encantada de la vida y merece la pena, vaya!

Las imágenes que os voy a mostrar no son aptas para personas muy sensibles haha. La doctora me dijo que no tenía fotos para enseñarme del pelado en sus otras pacientes porque nadie quería mostrarse al mundo con esas pintas, así que voy a hacerle un favor 😉

Esto es todo por el momento, ahora ya viene lo más light. Os iremos mostrando la evolución para que veáis el resultado final del tratamiento.

Primera etapa del pelado (día 3)

piel1.JPG    piel2.JPG

Segunda etapa (día 4)

piel4.JPG piel5.JPG

Estado actual: La frente totalmente homogénea. La mancha de la zona del bigote casi no existe y tampoco en las cejas.

frente.JPG  cara.JPEG

¡Espero que os sirva de ayuda!

Nos vemos pronto,

XOXO

Carol

 

 

Peeling químico: Ardo, luego existo.

Hola a tod@s!

Esta vez estoy aquí para contaros la “genial” experiencia de hacerse un peeling químico en la cara. En esta ocasión compartí esta vivencia con mi madre. Somos compañeras de guerra allá donde vayamos (hasta para llegar de fiesta a las 7:30 am, que una vez al año no hace daño :P).

Pues bien, llevaba unos meses dándole vueltas a la cabeza acerca de la idea de hacerme un peeling químico facial. Al vivir casi 3 años en Cancún, como ya sabéis, expuse mi piel a los rayos de sol durante mucho tiempo y este no tuvo piedad de mí.

Vivir en Cancún tiene muchas ventajas, pero es un duro castigo para la piel. Por mucha crema que te pongas, debido a la humedad, transpiras y esta se va. La solución es ponerse un protector solar cada hora o incluso cada menos tiempo, llevar gafas de sol o un gorro mexicano (que por cierto, no entraba dentro de mis planes). A todo esto le sumo el efecto de las pastillas anticonceptivas. El estímulo hormonal junto con la exposición solar es un cocktail de lo más divertido: Te deja la cara como un payaso.  ¡En ocasiones exagero un poco! Pero la verdad es que sí tenía unas manchas que no me gustaban nada, y como no me gusta maquillarme y nunca he utilizado base ni nada que me deje la cara de cartón, vi en el peeling químico una buena solución.

Elegimos una clínica de confianza. Se llama Lybe y está en Valencia. No se trata de hacer publicidad ya que tanto mi madre como yo hemos pagado el tratamiento completo, pero cuando un profesional trabaja bien, no está de más reconocerlo. Me decidí por esta clínica ya que mi madre se ha hecho varios tratamientos allí. Además, el peeling químico te lo hace una doctora, cosa que me daba mucha confianza, porque el consentimiento informado dice algo así como “Si mira a su izquierda, encontrará la puerta abierta para que pueda salir corriendo sin mirar atrás. De lo contrario, quédese y con gusto le abrasaremos la cara”. Bromas a parte, la verdad es que asusta un poco el hecho de leer dos páginas con posibles aunque muy muy infrecuentes reacciones adversas. Si hago un balance de la situación, vale mucho la pena. No tengo nada en contra de l@s esteticistas, pero personalmente preferí dejar mi cara en manos de un médico, puesto que es una técnica bastante invasiva a mi modo de ver.

Pues bien, firmado el pacto con el diablo mi madre y yo fuimos directas a la cabina de tratamiento. La marca que utilizaron para hacernos el peeling químico es Sesderma. Primero nos limpiaron bien la piel y aplicaron vaselina alrededor de las aletas de la nariz y en los labios. Con esto protegen las zonas sensibles de los ácidos. Después te aplican una crema y acto seguido un líquido que empieza a picar a los pocos segundos. Esta es la primera “pasada” de ácido. Unos minutos más tarde, aplican una segunda capa de ácidos que todavía pica más. Te arde un poco la cara, más o menos es como restregarse un chile habanero en el rostro de forma voluntaria. No os preocupéis, porque tienen un ventilador de mano que hace maravillas y calma muchísimo esta sensación. Es totalmente soportable. El tercer paso consiste en aplicar una última capa de ácidos (deduzco que más potentes) únicamente sobre aquellas zonas que están más manchadas. En último lugar, te aplican una crema que con el paso del tiempo (más o menos a los 15 minutos) te deja la cara amarilla: ¡Viva la bilirrubina! haha

Esto fue todo. El procedimiento dura unos 20 minutos incluso menos. Tienes que llevar el tratamiento entre 10 y 12 horas, según lo que considere la doctora, y después retirártelo en casa con un jabón especial y ponerte varias cremas. El protocolo de las cremas dura una semana, tras el cual te hace una revisión. Os contaré el resultado en cuanto la tenga, aunque el efecto del peeling químico se ve a los 2 meses más o menos, cuando la piel ya se ha regenerado completamente.

En este momento ya tengo la cara roja (ayer por la mañana me hice el tratamiento), y espero a que sea mañana para empezar a pelarme como si fuera una iguana haciendo el cambio de piel. Se supone que el pelado heavy dura unos dos días, por lo que espero ser una persona normal el lunes.

Os animo a experimentar la sensación de caminar por la calle, ir a comprar o trabajar y sentiros como toda una celebrity: No os van a quitar ojo de encima. Mi madre y yo nos moríamos de risa. La verdad es que tenemos una risa bastante floja y fue una experiencia súper divertida. ¡¡La sociedad no está preparada para soportar el resultado de un peeling químico!! hahaha

Ya para despedirme, os iré mostrando el resultado a medida que pasen los días. He decidido hacer varios post sobre el peeling químico ya que uno solo sería muy largo y me faltarían detalles. Aquí van las primeras fotos… 1) cetrinas 2) rojas

amarillo  ROJA.JPG

El finde más y mejor 😉

¡Nos vemos pronto!

P.D: ¡No es para tanto!

XOXO

Carol

21 días para crear un hábito

¡Hola a tod@s!
Aquí estoy en mi día preferido de la semana escribiendo otra vez.
Ya pasaron 21 días y hoy tengo el control con el entrenador, así que espero ver algún resultado. Físicamente me siento mejor, pero sobre todo mentalmente el hecho de alimentarme bien ha sido lo que más he notado. Como no se me hincha el abdomen, no estoy de mal humor haha ¡Es que era algo súper molesto! Sentía que me apretaban todos los pantalones y faldas altos de cintura, y de las medias mejor ni hablamos… Ha sido toda una experiencia liberadora. Después de estas 3 semanas con una dieta algo aburrida en la que casi no he probado la fruta (me considero “frutívora” y me ha costado un montón), espero que con el cambio para la siguiente etapa me meta más color. Cuando tienes necesidad de comer dulce siempre tienes el recurso de comerte una mandarina, una manzana… Y me las he visto negras para no delinquir. La realidad es que cuando por cualquier motivo no tenía pavo al alcance, me comía un par de mandarinas. Es curioso, porque casi automáticamente se me hinchaba el abdomen, más o menos 15-20 minutos después. Estoy planteándome que además de la intolerancia a la lactosa sea intolerante a la fructosa, o al menos a ciertas frutas, posiblemente de la familia de las naranjas. ¡Como valenciana sería toda una catástrofe para mí! Pero ahora que estaba probando cómo funcionaba mi estómago sin fructosa ni lactosa, puedo ver el mundo a color, tengo que reconocerlo. Ah! Eso sí, como un kiwi por las mañanas.
He decidido escribir este post a medias:
Ahora voy en el metro de camino al centro con la esperanza de que el Black Friday se convierta en Black Weekend, porque la esperanza es lo último que se pierde; luego a las 12:30 h tengo la revisión con el entrenador, por lo que lo terminaré de escribir contando los resultados.
Lo cierto es que no me he portado del todo bien por mis horarios. Jose me mandó beber 4 litros de agua al día ¡Eso sí que no he podido cumplirlo! Y la tabla de entrenamiento era de 5 días y la he hecho 4, pero milagros a Roma, que a veces sacar tiempo es casi imposible. Por hoy estoy feliz porque es mi día “free”. Voy a cenar en un restaurante hindú 😋 Can’t wait!!! Como experiencia, lo que puedo asegurar es que ahora veo la comida con otros ojos: Es un medio de supervivencia por así decirlo. Muchas veces llegaba estresada a casa y arramplaba con las galletas. Ese no era el mejor plan. Ahora me alimento porque tengo que hacerlo, cuando tengo que hacerlo y como tengo que hacerlo. Y cuando llega el día de crucero ¡Disfruto de la comida como nadie!
Bueno, bueno… Ya he salido del control y estoy bastante satisfecha. He bajado 2 kilos y la mayoría grasa, aunque he perdido un poquito de músculo y eso no me entusiasma. Hoy Jose me ha dado un buen consejo, me ha explicado el uso de la cola de caballo junto con la ortiga. Tiene que ser en estado líquido y hay que diluir un tapón de cada cosa en agua. Pues bien, generalmente tomamos infusiones o cápsulas para la retención de líquidos, pero en este caso me lo manda para pegar la piel al músculo y que el cuerpo se vea más definido. (¡De lo que se entera una!) En cuanto al cromo, eso sí lo tomo en cápsulas, me ha explicado que él lo manda para aumentar la síntesis de proteína, ya que aunque ingiramos 100 gramos en cada comida, el cuerpo no es capaz de asimilar esa cantidad. El cromo ayuda en esta función también, y además equilibra los niveles de insulina y ayuda a que no vayamos todo el tiempo como loc@s pensando en el chocolate y otros placeres comestibles de la vida.
¡Pues bien! Por hoy es todo, os dejo unas fotos que muestran la evolución en este reto que me encanta ❤️

** De paso os presento a Bruna, mi perrita mexicana y fiel compañera de entrenamiento. El verdadero reto es hacer abdominales con su permiso… Haha

“Solo necesitamos 21 días para crear un hábito, y tenemos toda la vida para quejarnos sin poner remedio”

1480175562525   14801756208561480175256682.jpeg

1480175045486.jpeg  1480089908396.jpeg    1480175425900.jpeg

¡Hasta pronto!
XOXO

Carol

 

Dénia: Sol, playa y encanto.

¡Hola a tod@s!

Esta vez os voy a hablar sobre Dénia. Para quienes no conozcan este lugar, es un pueblecito costero en Alicante. Le tengo especial cariño porque desde muy pequeña íbamos a veranear allí. Desde que tenía 4-5 años, alquilábamos un chalet en agosto y allí estábamos mi padre, mi madre, mi hermana y yo, disfrutando de las vacaciones con la playa a unos pasos de la puerta de casa. Más adelante, compramos un apartamento que tuvimos sobre unos 10 años, hasta que finalmente lo vendimos porque ya no íbamos tanto. Recuerdo que mi padre y yo nos despertábamos a las 8 de la mañana, cargábamos nuestra zodiac (que pesaba lo suyo) y nos metíamos a bucear al mar durante horas y horas, hasta que casi casi necesitábamos una plancha para devolver la forma original a nuestra piel.

Como anécdotas, llegamos a ver una ballena y alguna mantarraya que otra.

Este sábado fuimos a pasear por el puerto. Hice algunas fotos para que lo vierais. Normalmente vamos a Dénia a ver a mi hermana, su marido y mi sobrino que adoro, pero al final, con las prisas, siempre acabamos llegando poco antes de la hora de comer y no salimos tanto de su casa. ¡Esta vez disfruté como una enana!

Muchas veces nos empeñamos en viajar lo más lejos posible para encontrar los lugares más bonitos, cuando podemos encontrar sitios realmente encantadores a 1 ó 2 horas de casa. ¡Yo la primera! Aunque en mi caso creo que tengo ese instinto de alejarme y conocer todo lo que pueda, no porque no me guste lo que tengo en mi tierra, que igualmente amo, sino porque en ocasiones necesito evadirme un poco de lo conocido. Lo admito, soy algo solitaria y disfruto mucho mis momentos de aislamiento. Amo retirarme unas horas en soledad y caminar, pensar o simplemente conocer cosas nuevas. Realmente defiendo la idea de que las personas se dejan llevar demasiado por las opiniones ajenas. Si nos preocupáramos por dedicarnos un poquito de tiempo para reflexionar acerca de nuestra vida, estoy segura de que seríamos más felices. Me aterra la gente que no sabe estar sola. Esa gente que necesita socializar todo el tiempo y se encarga de que todos nos enteremos. Yo disfruto mucho los momentos que paso con mi familia, mis amigos o mi círculo más cercano de personas, pero pienso que esos momentos son especiales precisamente por el hecho de que pasar tiempo con ellos es salirme de la norma. Es algo bonito que se estropearía si fuera rutinario u obligatorio.

El mar es uno de mis lugares preferidos para retirarme a meditar sobre todo aquello que me fascina o me preocupa. Inevitablemente, me vienen a la cabeza los recuerdos en mi playa secreta de Cancún, donde desde casa llegaba descalza, me sentaba en la arena y esperaba a que cayera el sol.

Solo me queda enseñaros algunas de las fotos que tomé ayer. Como excepción fuimos a comer al restaurante “El Convent” y estaba todo buenísimo. Era mi día de regalo y me comí casi casi hasta las servilletas, que tenían unos mensajes que amé…<3

img_7860 IMG_7861.PNG

denia1img_7858img_7859

denia¡Nos vemos pronto!

XOXO

Carol

 

 

Azúcares: La nueva droga del siglo XXI

Buenos días!

Por fin estoy controlando mi cuerpo y mis ataques de ira jaja

Hoy es el sexto día de un reto que he empezado de 3 meses. La cosa pintaba bastante dura, pero parece ser que mi organismo está acostumbrándose a esta nueva forma de subsistir y por fin acepta mi decisión.

Os contaré un poco sobre este reto. Consta de un plan de alimentación y entrenamiento que me cambian cada 3 semanas. Voy con un coach especializado en Fitness, Nutrición y Suplementación, el cual me mide, pesa y evalúa en diferentes aspectos. Por el momento no podemos hablar de resultados increíbles ya que no llevo ni una semana, pero lo que puedo decir es mi abdomen no se hincha como lo hacía antes. Tomé la decisión de empezar con este reto porque desde hacía varios meses, comiera lo que comiera mi estómago se hinchaba sin razón aparente. Hace 2 años un médico me dijo que tenía intolerancia a la lactosa; otro se atrevía a decir que no tenía solución porque yo ”somatizaba” mucho. No es que somatice, que sí, pero obviamente algo me estaba sentando mal.

¿Alguien se ha parado a pensar la cantidad de azúcares encubiertos que tiene la comida?

Vivía felizmente comiendo unos panes integrales de 99 calorías pensando que eran saludables. Ya no hablo de gorda o flaca, si no de llevar una dieta y un estilo de vida sanos. Pues bien, para mi sorpresa tienen el mismo azúcar que las galletas. Los azúcares, al igual que los hidratos de carbono crean dependencia. ¿Quién no ha ido corriendo a buscar chocolate en un momento de desolación? ¡YO SÍ! Y quien dice chocolate, dice cualquier cosa que contenga muchas calorías o azúcar.

El primer día fue muy duro porque desde que volví de México estoy viviendo con mis padres. Antes, cuando vivía sola, prácticamente no compraba nada que fuera una tentación para mí. En casa había una tableta de chocolate negro y con eso iba que chutaba. ¡Lo que está claro es que si no lo tienes, no te lo comes! Y ahora de regreso a España, tengo que luchar contra mis instintos más primarios y cerrar los ojos cuando abro la nevera haha “home sweet home” (nunca mejor dicho).

En cuanto a la rutina de entrenamiento es mucho más light que la que hacía de normal. Al parecer mis músculos están sobreentrenados y por eso hacía meses que no veía evolución. Cuando llegué a la consulta le comenté a Jose (así se llama el entrenador) que sentía mis glúteos dormidos y perezosos. Después de reírse un rato de mí, me dio esta solución. A veces, menos es más.

¡Os iré contando qué tal me va! Por ahora todo lo que puedo decir es que lo estoy haciendo muy bien y todavía no he pecado. La dieta es bastante aburrida pero no paso hambre y superados los primeros días se hace mucho más llevadera. Lo que sí es cierto es que no tengo rastro de mi gastritis ni mi abdomen de 5º mes de embarazo, y con eso ya estoy más que satisfecha 😉

Aquí os dejo unas fotos de mi abdomen esta mañana después de desayunar y de uno de los platos (comida de medio día).

abdomen.PNGpollo-verduras

¡Que tengáis buen finde!

XOXO

Carol

 

Otoño en París

Estrenar otoño en París: ¡No se puede pedir más! Llevaba varios meses planeando ir a visitar a mi mejor amiga que está viviendo allí, pero siempre que trataba de organizarme al final surgía algo que me echaba para atrás.

Una mañana estaba revisando el mail, como cada día, y  me llamó la atención un correo de Vueling advirtiéndome de unas ofertas que no podía perderme. Cuando veo este tipo de ”anuncios” por regla regeneral desconfío, pero aun pensando que seguramente con las tasas subiría al triple de lo que prometían, encontré un billete bastante asequible. No me lo pensé dos veces: 5 días más tarde estaría volando a París.

Llegué el viernes a las 9 am. Realmente fue toda una aventura. Mi sentido de la orientación es bastante precario y mi amiga no salía del trabajo hasta las 17:00 h, por lo que tenía que llegar hasta su casa bus/metro/andando totalmente solita. Para mi sorpresa no me perdí, y después de dejar la maleta en su casa me fui a dar una vuelta.

A decir verdad, era la tercera vez que estaba en París, por lo que me dediqué a disfrutar de esta increíble ciudad más que a ir con el modo turista activado. Obviamente, las fotos frikis-obligatorias no faltaron 😛  Selfie en la Torre Eiffel, selfie comiéndonos un crêpe…

En París todo tiene encanto. Las calles tienen magia. La gente, pese a mi sorpresa, bastante amable. A todo esto hay que añadirle que nos tocó una temperatura súper buena con rayos de sol incluidos.

Otra cosa que me fascina de París es el mix cultural que tiene. Fanática de las mezclas, me sentía feliz rodeada de gente de todo el mundo. El viernes por la noche fuimos a ”Comptoir Général”, echadle un ojo porque no tiene desperdicio. Es un bar-discoteca de música afrolatina en el canal Saint-Martin. Estaba completamente en mi salsa. Nos fuimos de allí sobre las 2 am para aprovechar el sábado, pero si tenéis la oportunidad de visitar París, no os lo podéis perder.

Otro momento destacable del viaje fue cuando fuimos a comernos el tan deseado crêpe a una crepería a la que Trip Advisor había otorgado el certificado de excelencia: ”Le Sarrasin et le Froment”. No podía pedirme un crêpe de Nutella en un lugar que era conocido por preparar su propio chocolat noir, así que siguiendo mi instinto lo elegí, y puedo decir que fue algo así como alcanzar el Nirvana, haha.

El domingo entre otras muchas cosas, fuimos a comer a un restaurante Colombiano ”El Juanchito“. Típica bandeja paisa de 5 kilos entre pecho y espalda (un plato típico colombiano). ¡Cómo no, rindiéndole culto al estómago!

Después fuimos al Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou. Llevaba años queriendo ir y por fin me pude quitar esa espinita. El arte moderno te permite abstraerte por momentos de la realidad. Olvidar la lógica. Es una parada necesaria, y encima, un chico súper simpático nos regaló las entradas. ¿Qué más se puede pedir?

Tengo que decir, que mi amiga vive en un sexto piso sin ascensor (y sin grúa hahaha) por lo que encontramos la excusa perfecta para comer todo aquello que nos viniera en gana. En general, ha sido un viaje exprés de esos que sirven para resetearse.  Soy fanática de viajar y conocer mundo, así que siempre que pueda pienso escaparme.

Os dejo aquí algunos lugares a los que podéis ir de forma gratuita. París tiene fama de ser carísima, pero hay un montón de sitios que visitar y planes que hacer sin gastar ni un euro.

Espero que por unos minutos haya conseguido teletransportaros a la ciudad del amor, que bien merecido tiene el título: Paris, je t’aime!

Aquís os dejo algunas fotos del viaje ❤

1477251505680.jpg  Alba.JPG  1477157779086

IMG_7641.JPG      IMG_7663.JPG    IMG_7640.JPG

¡Hasta el próximo sábado!

XOXO

Carol

 

 

Una silla no es para sentarse

 

Hola  a tod@s!

En este post quiero demostrar que una silla no es para sentarse. Generalmente, una silla es símbolo de sedentarismo. El secretario que se pasa 8 horas con las nalgas pegadas a la silla; la teleoperadora que sufre de rampas por el mismo motivo… Normalmente la función de una silla es el descanso. En este caso vamos a darle la vuelta a la tortilla y vamos a transformar una silla en nuestra gran aliada para conseguir unos glúteos de acero.  Antes que nada, es importante ser conscientes de que nuestras articulaciones estén en buena forma. Ante la duda de padecer alguna lesión o degeneración de nuestras rodillas, caderas o demás estructuras musculares o articulares  implicadas, deberemos ”pedir permiso” a quien corresponda.

¿Qué vamos a necesitar?

Simplemente hay que encontrar una silla cuya altura no supere los 90º grados de flexión de  rodillas a la hora de subirnos.

En caso de ser un poco más ”PROS” podemos añadir una pesa (yo utilizo la de 5 kilos). Es importante que el peso no sea excesivo,  ya que como casi siempre hago para matar dos pájaros de un tiro, en esta rutina trabajaremos tanto a nivel muscular para tonificar, como el trabajo aeróbico que supone hacer steps.

Una vez más os voy a mostrar una tabla de ejercicios para la cual no necesitaremos mucho tiempo y nada de dinero ¡Para estar fit solo necesitamos tener voluntad! (por desgracia, eso no se vende en ninguna parte). Así que no excuses y vamos a empezar.

Con los ejercicios que os voy a mostrar trabajaremos glúteos, aductores, abductores, gemelos, isquiotibiales… En general, los principales grupos musculares del tren inferior. Además, también es un buen trabajo para el abdomen. No olvidéis contraer de forma constante la pared abdominal para una mayor solicitud de estos músculos.

Esta mini-rutina solo tiene 4 ejercicios:

  1. STEP:
    Alternando la pierna de subida y la de bajada. Es decir, el impulso de subida lo haremos con la pierna derecha, pero bajaremos con el apoyo del lado izquierdo o viceversa. Podéis empezar con 4 series de 10 repeticiones con cada pierna, dependiendo de la capacidad aeróbica que tengáis. Lo ideal es llegar a 20.
  2. STEP LATERAL:
    En lugar de ponernos de frente a la silla lo haremos de forma lateral. En este caso, tanto la subida como la bajada la haremos con la misma pierna. Sobre todo en la bajada realizaremos el ejercicio de forma muy lenta, con la otra pierna ”colgando”. Lo ideal es llegar a hacer 4 series de 15 repeticiones, pero podéis empezar con 8 repeticiones.
  3. SENTADILLA:
    Para este ejercicio sería ideal añadir un poquito de peso. Consiste en simular como si nos fuéramos a sentar en la silla, quedándonos 10 segundos  1 cm de ella, es decir, lo más cerca posible sin llegar a tocarla. La subida también será muy lenta. Deberíamos hacer 4 series de 20 repeticiones. Reduciremos a 12 las repeticiones para los que van empezando.
  4. SENTADILLA CON UNA PIERNA:
    Realizaremos el mismo ejercicio pero con el apoyo de una sola pierna. Iremos alterando una serie con cada pierna. Lo ideal es llegar a hacer 4 series de 15 repeticiones. Empezaremos con 8 si todavía no tenemos la forma física necesaria.

silla.JPEG

¡Espero que os sea útil! Para los que vamos algo pillados de tiempo es una buena opción. Si sois constantes y os portáis bien con la dieta, no tardaréis en ver resultados 🙂

XOXO

Carol

¿SOCIEDAD O SUCIEDAD?

image (2).jpeg

No sé si es buena idea que escriba en este estado hormonal. Sorry. Estoy particularmente indignada con todo lo que pasa hoy y el contexto en el que vivimos. Me pregunto qué término sería más correcto para definirlo: ¿Sociedad o suciedad?

La realidad es que llevaba 3 años viviendo sola y ahora que vuelvo a ”mi país” para buscar un trabajo y poder independizarme porque, según fuentes cercanas la cosa estaba mejor, no puedo. No me dejan. De repente veo muy lejos alcanzar la vida que tenía pensada, que no es otra que la de vivir en un pisito, decorarlo a mi gusto, hacer ejercicio, comer bien y tener más cerca a los míos. Mi madre me baja a la Tierra y dice que llevo menos de un año en España, que todo llegará. Gracias, mami. Soy una neuras y lo quiero todo AQUÍ Y AHORA.
No sé vosotros, pero yo disfruto de mi soledad. A mí me encantaba llegar del trabajo, poner la música alta y bailar ”twerking” como una posesa por toda la casa, mirándome en los espejos, ventanas o cualquier superficie brillante que me permitiera mejorar mi técnica.
También amaba llegar a una hora decente y poder disfrutar de la puesta de sol en la laguna, viendo a los cocodrilos nadando felices y sin saber el sentimiento de terror que provocan en los turistas (pobrecitos, los cocodrilos). Hoy, el día que llego a casa antes de las 21:00 lo celebro.

Y del tema contrato-autónomos… Qué decir. Más te vale ser autónomo, porque como tengas un contrato laboral te van a contratar en prácticas (a pesar de haber terminado la carrera hace 4 años). Luego, te van a contratar bajo un convenio que no es el tuyo, para pagarte como si todavía siguieras en prácticas. Y por último, si tienes mucha mucha suerte te darán una palmadita en la espalda y te dirán ”adiós muy buenas”. Aunque si estás enfilado ese día, a lo mejor hasta te renuevan y te ponen en nómina con 1.000 euros brutos mensuales ¡Ríete del Euromillón!

¿Pero quiénes se han creído que somos? Ahora resulta que uno tiene que pagar por trabajar. Hay que levantar el país porque cuatro garrapatas se lo han gastado todo. Señor político, qué bonitas prótesis le regaló a su esposa con nuestro dinero.

Caso clínico: Llego de Cancún después de varios años viviendo allí. Tengo que darme de alta en autónomos (¡Autónomos! Eso serán ellos, porque yo no. I wish!) y pagar casi 300 euros gane lo que gane. Si gano 1.000, pago 300; si gano 4.000, pago 300; si gano 500, pago 300. Una lógica aplastante, vamos. Ah, y la gasolina. Pero no es posible desgravártela porque ”ellos” no pueden comprobar que realmente vayas de casa al trabajo y del trabajo a casa – Discúlpenme, debo desviarme de vez en cuando para ir al psiquiatra, ya que van a volverme loca cualquier día-.

Espero ansiosa a que alguien me pregunte: ”Si tan bien estabas en México ¿Por qué no te vas allí otra vez?” Pues sí, estaba muy agustito. Pero también tengo una familia en España. En un primer momento me fui a vivir a “Las Américas” porque siempre he tenido un alma salvaje y viajera. A día de hoy me planteo el irme a otra parte por obligación, y todo son dudas.

¿Sociedad o suciedad? En mi opinión, el panorama pinta bastante marrón. A pesar de ello, hay que tratar de no rendirse y continuar buscando el camino que nos lleve a ser lo más felices posible. Un buen consejo es no permitirse más de dos días al mes con el mood amarguras ON ¡A mí me funciona!

Rincones de Cancún

Bueno, lo prometido es deuda y hoy voy a desvelar algunos de los rincones de Cancún que más me gustan. La verdad, estuve un poco en duda a la hora de escribir este post porque sólo los quería para mí (muahaha-risa de mala). Más adelante os contaré algunos secretos de Cancún…Bajo vuestra responsabilidad, pues corréis el riesgo de enamoraros y no querer regresar nevermore.

En primer lugar quiero empezar por uno de los lugares más mágicos en los que he estado. Es el cenote Kin-Ha. Para llegar a él necesitaréis o bien contratar un tour (cosa que no me encanta) o alquilar un todoterreno e ir por vuestra cuenta. Todo depende de lo aventureros que seáis ¡En mi caso siempre me apunto a lo extremo! Para llegar a él tendréis que ir por la carretera que va a Playa del Carmen y meteros por la ruta de los cenotes. Ahí tendréis que estar muy atentos a los cartelitos de madera que hay por el camino para ver el que dice ”Cenote Kin-ha”. En este punto empezará la aventura. Entraréis por un camino en medio de la selva, de ahí la necesidad del todoterreno, y siguiendo el sendero acabaréis llegando a la entrada del cenote. Dado que tienen que mantenerlo limpio y cuidarlo, cobran una entrada dependiendo de lo queráis hacer. Hay varios cenotes y muchos de ellos nuevos. Yo os recomiendo ir al que está a unos 200 metros de la entrada, el cual accedes saltando por un agujero, más o menos son 2’5 metros de altura. Esta es la entrada para los de espíritu salvaje. También podéis acceder por una escalera de madera que han hecho ellos mismos ¡No os preocupéis que no se rompe! Ahora podéis imaginaros por donde entro yo 😉

cenote-entrada     DCIM101GOPRO

Una vez en el cenote, vía aire o escaleras, veréis que hay murciélagos los cuales son inofensivos. Pasan de ti, literalmente. Además, hay una bola colgada de una cuerda a modo de ” wrecking ball”, dos tablas de paddle surf y una tirolina. También hay una plataforma de madera en la que puedes descansar, ya que para los que no lo sabéis, los cenotes son de agua dulce y por tanto no flotas mucho. La temperatura del agua tiene un efecto circulatorio estupendo: ¡Está helada! ha ha. Las fotos que os voy a enseñar no son de máxima calidad porque está un poco oscuro y mi cámara no era profesional, pero os podréis hacer una idea y moriros de ganas por teletransportaros allí igualmente…

Una vez os hayáis cansado de chapotear y flipar en esta cuevita mágica,- y me refiero así a este lugar porque cuando entra el sol por el único agujero que hay en el ”techo”, los rayos de luz provocan en el agua un efecto tan bonito que te gustaría ser un pez para quedarte allí a vivir- podéis ir al siguiente. Nada más tenéis que preguntar como llegar o bien alquilar quads. El camino no es tan fácil y hay que tener algo de destreza para manejarlos.

En este segundo cenote que está a unos 20 minutos del primero, los y las que se consideren Tarzanes contenidos la van a pasar increíble. Tiene una plataforma con una escalera handmade de diferentes alturas para saltar. Hay que tener cuidado y un poco de experiencia porque si caes mal te puedes hacer bastante daño. Doy fe de ello. El salto más alto tiene 14 metros. También hay tirolinas  y una red para trepar. Todo esto en medio de la selva caribeña.

IMG_7386.JPG

Y como después de tanta aventura y kilómetros vuestro estómago tendrá vida propia, hay dos restaurantes geniales. Están súper bien de precio y la comida..¡Ay, la comida!.. Eso sí, quien sea sensible al picante que lo avise. Yo ya soy fan de ir enchilada por la vida, pero para un primer contacto puede ser un poco violento 😛

El primero está escondido y es casi imposible de encontrar si no te lo cuentan. Se llama ”El Galeón del Caribe” y queda sobre el Km 17 de la Avda. Kukulcán. Hacen las mejores pescadillas del mundo mundial. Si no recuerdo mal, 14 pesos cada una. Si te comes 6 ya estás apañad@ para un buen rato, y al cambio son como unos 4 euros. Os aviso que está en la laguna, es de lo más rústico y hay mosquitos. Un buen repelente os salvará la vida. Tratad de llevar cremas y repelentes biodegradables para respetar la naturaleza de Cancún.

img_7379 silueta pescadillas

El segundo restaurante es ”El Fish Fritanga” y está también en la Avda. Kukulcán y en el kilómetro 12.6. Mi segunda casa. Este lugar es muy económico también. Podéis elegir entre comer arriba en la palapa, donde pides tacos, burritos, ”tortas”… Y no hay servicio de camarero, o bajar las escaleras y comer a pie de la laguna con un menú más amplio y el mejor servicio. Los totopos con dos salsas que te dan de aperitivo son lo más ¡No os olvidéis de ponerle limón! De aquí no podéis iros sin probar los tacos de camarón a la mexicana. Para el postre los plátanos fritos rellenos de queso, con leche condensada y/o crema de leche. Todo un reto para intolerantes a la lactosa como yo. Pero vale la pena jugarse la vida. Palabrita.

img_73781    totopos-con-salsa-roja   plátano frito.JPG

Vais a encontrar a lo largo de la avenida Kukulcán, que atraviesa toda la zona hotelera de Cancún, un montón de restaurantes. Generalmente, están pensados para el turista y se nota en el precio. Sueles pagar por encima de los 40-50 dólares por persona. El Galeón del Caribe y El Fish Fritanga son lugares que frecuentan los mexicanos y la comida es excelente, así que os animo a poner en off el modo turista e integraros en este país que amo.

Os iré enseñando otros rincones de Cancún más adelante para no alargarme tanto hoy.

Nos vemos muy pronto,

XOXO

Carol