Dénia: Sol, playa y encanto.

¡Hola a tod@s!

Esta vez os voy a hablar sobre Dénia. Para quienes no conozcan este lugar, es un pueblecito costero en Alicante. Le tengo especial cariño porque desde muy pequeña íbamos a veranear allí. Desde que tenía 4-5 años, alquilábamos un chalet en agosto y allí estábamos mi padre, mi madre, mi hermana y yo, disfrutando de las vacaciones con la playa a unos pasos de la puerta de casa. Más adelante, compramos un apartamento que tuvimos sobre unos 10 años, hasta que finalmente lo vendimos porque ya no íbamos tanto. Recuerdo que mi padre y yo nos despertábamos a las 8 de la mañana, cargábamos nuestra zodiac (que pesaba lo suyo) y nos metíamos a bucear al mar durante horas y horas, hasta que casi casi necesitábamos una plancha para devolver la forma original a nuestra piel.

Como anécdotas, llegamos a ver una ballena y alguna mantarraya que otra.

Este sábado fuimos a pasear por el puerto. Hice algunas fotos para que lo vierais. Normalmente vamos a Dénia a ver a mi hermana, su marido y mi sobrino que adoro, pero al final, con las prisas, siempre acabamos llegando poco antes de la hora de comer y no salimos tanto de su casa. ¡Esta vez disfruté como una enana!

Muchas veces nos empeñamos en viajar lo más lejos posible para encontrar los lugares más bonitos, cuando podemos encontrar sitios realmente encantadores a 1 ó 2 horas de casa. ¡Yo la primera! Aunque en mi caso creo que tengo ese instinto de alejarme y conocer todo lo que pueda, no porque no me guste lo que tengo en mi tierra, que igualmente amo, sino porque en ocasiones necesito evadirme un poco de lo conocido. Lo admito, soy algo solitaria y disfruto mucho mis momentos de aislamiento. Amo retirarme unas horas en soledad y caminar, pensar o simplemente conocer cosas nuevas. Realmente defiendo la idea de que las personas se dejan llevar demasiado por las opiniones ajenas. Si nos preocupáramos por dedicarnos un poquito de tiempo para reflexionar acerca de nuestra vida, estoy segura de que seríamos más felices. Me aterra la gente que no sabe estar sola. Esa gente que necesita socializar todo el tiempo y se encarga de que todos nos enteremos. Yo disfruto mucho los momentos que paso con mi familia, mis amigos o mi círculo más cercano de personas, pero pienso que esos momentos son especiales precisamente por el hecho de que pasar tiempo con ellos es salirme de la norma. Es algo bonito que se estropearía si fuera rutinario u obligatorio.

El mar es uno de mis lugares preferidos para retirarme a meditar sobre todo aquello que me fascina o me preocupa. Inevitablemente, me vienen a la cabeza los recuerdos en mi playa secreta de Cancún, donde desde casa llegaba descalza, me sentaba en la arena y esperaba a que cayera el sol.

Solo me queda enseñaros algunas de las fotos que tomé ayer. Como excepción fuimos a comer al restaurante “El Convent” y estaba todo buenísimo. Era mi día de regalo y me comí casi casi hasta las servilletas, que tenían unos mensajes que amé…<3

img_7860 IMG_7861.PNG

denia1img_7858img_7859

denia¡Nos vemos pronto!

XOXO

Carol

 

 

Otoño en París

Estrenar otoño en París: ¡No se puede pedir más! Llevaba varios meses planeando ir a visitar a mi mejor amiga que está viviendo allí, pero siempre que trataba de organizarme al final surgía algo que me echaba para atrás.

Una mañana estaba revisando el mail, como cada día, y  me llamó la atención un correo de Vueling advirtiéndome de unas ofertas que no podía perderme. Cuando veo este tipo de ”anuncios” por regla regeneral desconfío, pero aun pensando que seguramente con las tasas subiría al triple de lo que prometían, encontré un billete bastante asequible. No me lo pensé dos veces: 5 días más tarde estaría volando a París.

Llegué el viernes a las 9 am. Realmente fue toda una aventura. Mi sentido de la orientación es bastante precario y mi amiga no salía del trabajo hasta las 17:00 h, por lo que tenía que llegar hasta su casa bus/metro/andando totalmente solita. Para mi sorpresa no me perdí, y después de dejar la maleta en su casa me fui a dar una vuelta.

A decir verdad, era la tercera vez que estaba en París, por lo que me dediqué a disfrutar de esta increíble ciudad más que a ir con el modo turista activado. Obviamente, las fotos frikis-obligatorias no faltaron 😛  Selfie en la Torre Eiffel, selfie comiéndonos un crêpe…

En París todo tiene encanto. Las calles tienen magia. La gente, pese a mi sorpresa, bastante amable. A todo esto hay que añadirle que nos tocó una temperatura súper buena con rayos de sol incluidos.

Otra cosa que me fascina de París es el mix cultural que tiene. Fanática de las mezclas, me sentía feliz rodeada de gente de todo el mundo. El viernes por la noche fuimos a ”Comptoir Général”, echadle un ojo porque no tiene desperdicio. Es un bar-discoteca de música afrolatina en el canal Saint-Martin. Estaba completamente en mi salsa. Nos fuimos de allí sobre las 2 am para aprovechar el sábado, pero si tenéis la oportunidad de visitar París, no os lo podéis perder.

Otro momento destacable del viaje fue cuando fuimos a comernos el tan deseado crêpe a una crepería a la que Trip Advisor había otorgado el certificado de excelencia: ”Le Sarrasin et le Froment”. No podía pedirme un crêpe de Nutella en un lugar que era conocido por preparar su propio chocolat noir, así que siguiendo mi instinto lo elegí, y puedo decir que fue algo así como alcanzar el Nirvana, haha.

El domingo entre otras muchas cosas, fuimos a comer a un restaurante Colombiano ”El Juanchito“. Típica bandeja paisa de 5 kilos entre pecho y espalda (un plato típico colombiano). ¡Cómo no, rindiéndole culto al estómago!

Después fuimos al Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou. Llevaba años queriendo ir y por fin me pude quitar esa espinita. El arte moderno te permite abstraerte por momentos de la realidad. Olvidar la lógica. Es una parada necesaria, y encima, un chico súper simpático nos regaló las entradas. ¿Qué más se puede pedir?

Tengo que decir, que mi amiga vive en un sexto piso sin ascensor (y sin grúa hahaha) por lo que encontramos la excusa perfecta para comer todo aquello que nos viniera en gana. En general, ha sido un viaje exprés de esos que sirven para resetearse.  Soy fanática de viajar y conocer mundo, así que siempre que pueda pienso escaparme.

Os dejo aquí algunos lugares a los que podéis ir de forma gratuita. París tiene fama de ser carísima, pero hay un montón de sitios que visitar y planes que hacer sin gastar ni un euro.

Espero que por unos minutos haya conseguido teletransportaros a la ciudad del amor, que bien merecido tiene el título: Paris, je t’aime!

Aquís os dejo algunas fotos del viaje ❤

1477251505680.jpg  Alba.JPG  1477157779086

IMG_7641.JPG      IMG_7663.JPG    IMG_7640.JPG

¡Hasta el próximo sábado!

XOXO

Carol