Peeling químico: Mudando la piel

¡Buenos días a tod@s y feliz domingo!

No sabéis lo bien que me viene este tiempo lluvioso para recluirme en casa y que no me dé ni un rayo de sol en la cara. Ya casi hemos terminado de pelarnos y empezamos a ver los efectos del peeling químico. Ayer fue el peor día, se me caía la piel a tiras y escocía un poco. Como sabéis, estoy viviendo esta experiencia junto a mi madre, por lo que es bastante tranquilizador que nos esté pasando lo mismo casi a la vez. Nos duele la cara y no precisamente de ser tan guapas haha. Os animo a escuchar esta canción mientras leéis el post para que sea un poco más agradable y ponerle un poco de humor al tema 😛

En cuanto al peeling químico, es un proceso matemático:

Día 1: Cara amarilla (por las cremas que te ponen después tras los ácidos).

Día 2: Cara color rojo escarlata.

Día 3: Empieza el pelado. Eres una serpiente durante 2-3 días.

En mi caso ya estoy casi casi terminando de pelarme. Mi madre ha ido un poco más despacio.

Los resultados que veo por el momento son varios… Obviamente, las manchas del sol han desaparecido prácticamente. Las zonas que tenía manchadas (sobre las cejas y encima del labio) casi han desaparecido. Todavía siento que se quieren pelar un poquito más, porque a partir del tercer día notas la piel como si fuera plástico por aquellas zonas que aún se han resistido a pelarse. Es una sensación muy extraña. Otro efecto que he notado ha sido la luminosidad. Yo sentía mi rostro muy apagado, deshidratado… Por todo el maltrato que había sufrido exponiéndome a un sol que cae vertical y directo sobre la cara como es el del Caribe. En tercer y último lugar, las pequeñas marquitas de expresión que pudiera tener no están. Todavía tengo la cara tirante y un poco “al rojo vivo”, así que en un par de semanas y de forma progresiva hasta los 2 meses veré el resultado final, una vez me haya salido la piel nueva.

En resumen: ¡Que estoy encantada de la vida y merece la pena, vaya!

Las imágenes que os voy a mostrar no son aptas para personas muy sensibles haha. La doctora me dijo que no tenía fotos para enseñarme del pelado en sus otras pacientes porque nadie quería mostrarse al mundo con esas pintas, así que voy a hacerle un favor 😉

Esto es todo por el momento, ahora ya viene lo más light. Os iremos mostrando la evolución para que veáis el resultado final del tratamiento.

Primera etapa del pelado (día 3)

piel1.JPG    piel2.JPG

Segunda etapa (día 4)

piel4.JPG piel5.JPG

Estado actual: La frente totalmente homogénea. La mancha de la zona del bigote casi no existe y tampoco en las cejas.

frente.JPG  cara.JPEG

¡Espero que os sirva de ayuda!

Nos vemos pronto,

XOXO

Carol

 

 

Anuncios

Peeling químico: Ardo, luego existo.

Hola a tod@s!

Esta vez estoy aquí para contaros la “genial” experiencia de hacerse un peeling químico en la cara. En esta ocasión compartí esta vivencia con mi madre. Somos compañeras de guerra allá donde vayamos (hasta para llegar de fiesta a las 7:30 am, que una vez al año no hace daño :P).

Pues bien, llevaba unos meses dándole vueltas a la cabeza acerca de la idea de hacerme un peeling químico facial. Al vivir casi 3 años en Cancún, como ya sabéis, expuse mi piel a los rayos de sol durante mucho tiempo y este no tuvo piedad de mí.

Vivir en Cancún tiene muchas ventajas, pero es un duro castigo para la piel. Por mucha crema que te pongas, debido a la humedad, transpiras y esta se va. La solución es ponerse un protector solar cada hora o incluso cada menos tiempo, llevar gafas de sol o un gorro mexicano (que por cierto, no entraba dentro de mis planes). A todo esto le sumo el efecto de las pastillas anticonceptivas. El estímulo hormonal junto con la exposición solar es un cocktail de lo más divertido: Te deja la cara como un payaso.  ¡En ocasiones exagero un poco! Pero la verdad es que sí tenía unas manchas que no me gustaban nada, y como no me gusta maquillarme y nunca he utilizado base ni nada que me deje la cara de cartón, vi en el peeling químico una buena solución.

Elegimos una clínica de confianza. Se llama Lybe y está en Valencia. No se trata de hacer publicidad ya que tanto mi madre como yo hemos pagado el tratamiento completo, pero cuando un profesional trabaja bien, no está de más reconocerlo. Me decidí por esta clínica ya que mi madre se ha hecho varios tratamientos allí. Además, el peeling químico te lo hace una doctora, cosa que me daba mucha confianza, porque el consentimiento informado dice algo así como “Si mira a su izquierda, encontrará la puerta abierta para que pueda salir corriendo sin mirar atrás. De lo contrario, quédese y con gusto le abrasaremos la cara”. Bromas a parte, la verdad es que asusta un poco el hecho de leer dos páginas con posibles aunque muy muy infrecuentes reacciones adversas. Si hago un balance de la situación, vale mucho la pena. No tengo nada en contra de l@s esteticistas, pero personalmente preferí dejar mi cara en manos de un médico, puesto que es una técnica bastante invasiva a mi modo de ver.

Pues bien, firmado el pacto con el diablo mi madre y yo fuimos directas a la cabina de tratamiento. La marca que utilizaron para hacernos el peeling químico es Sesderma. Primero nos limpiaron bien la piel y aplicaron vaselina alrededor de las aletas de la nariz y en los labios. Con esto protegen las zonas sensibles de los ácidos. Después te aplican una crema y acto seguido un líquido que empieza a picar a los pocos segundos. Esta es la primera “pasada” de ácido. Unos minutos más tarde, aplican una segunda capa de ácidos que todavía pica más. Te arde un poco la cara, más o menos es como restregarse un chile habanero en el rostro de forma voluntaria. No os preocupéis, porque tienen un ventilador de mano que hace maravillas y calma muchísimo esta sensación. Es totalmente soportable. El tercer paso consiste en aplicar una última capa de ácidos (deduzco que más potentes) únicamente sobre aquellas zonas que están más manchadas. En último lugar, te aplican una crema que con el paso del tiempo (más o menos a los 15 minutos) te deja la cara amarilla: ¡Viva la bilirrubina! haha

Esto fue todo. El procedimiento dura unos 20 minutos incluso menos. Tienes que llevar el tratamiento entre 10 y 12 horas, según lo que considere la doctora, y después retirártelo en casa con un jabón especial y ponerte varias cremas. El protocolo de las cremas dura una semana, tras el cual te hace una revisión. Os contaré el resultado en cuanto la tenga, aunque el efecto del peeling químico se ve a los 2 meses más o menos, cuando la piel ya se ha regenerado completamente.

En este momento ya tengo la cara roja (ayer por la mañana me hice el tratamiento), y espero a que sea mañana para empezar a pelarme como si fuera una iguana haciendo el cambio de piel. Se supone que el pelado heavy dura unos dos días, por lo que espero ser una persona normal el lunes.

Os animo a experimentar la sensación de caminar por la calle, ir a comprar o trabajar y sentiros como toda una celebrity: No os van a quitar ojo de encima. Mi madre y yo nos moríamos de risa. La verdad es que tenemos una risa bastante floja y fue una experiencia súper divertida. ¡¡La sociedad no está preparada para soportar el resultado de un peeling químico!! hahaha

Ya para despedirme, os iré mostrando el resultado a medida que pasen los días. He decidido hacer varios post sobre el peeling químico ya que uno solo sería muy largo y me faltarían detalles. Aquí van las primeras fotos… 1) cetrinas 2) rojas

amarillo  ROJA.JPG

El finde más y mejor 😉

¡Nos vemos pronto!

P.D: ¡No es para tanto!

XOXO

Carol